Tel. Madrid +34 917 599 126 - Tel. Alicante +34 965 651 883

El Camino: ¡Otro sueño cumplido!

Hace algo más de un año Arturo decidió que quería hacer el Camino de Santiago y que nada se le pondría por delante!  La alegría de su amigo Nacho que había completado algunos días del Camino por Etapas BBVA Solidarios Non Stop a lomos de una bici adaptada de la Fundación, esas que usan siempre que pueden en la casa-hogar, se convirtió en un rayo de ilusión para Arturo.

Empezó a manifestar su deseo a todo el mundo: familiares, cuidadores e incluso se lo recordaba a nuestra presidenta Anne Marie siempre que la veía. Y como no hay nada más contagioso que la ilusión, al poco tiempo Irene e Ismael también se apuntaron al reto, y el “experimentado” Nacho no quiso quedarse atrás.  Movidos por este sueño, empezamos a planificar la posibilidad de hacer algunas etapas del Camino de Santiago con nuestros chicos. El reto era muy grande dadas las condiciones de los chicos (algunos necesitan ser alimentados por sonda, otros necesitan asistencia de oxígeno y todos tienen una dependencia superior al 75%), pero nada nos detuvo y programamos nuestro Camino Adaptado sobre ruedas para mediados de septiembre.

En las semanas previas trabajamos intensamente con dos expertos en la materia como son Javier Pitillas, responsable de DisCamino, y Arma Kleinepier, especialista en rutas en bicicleta, que nos facilitaron enfrentarnos a semejante desafío. También nos ofrecieron su ayuda Lisette y Marino que no solo transportaron desde Alicante en su furgoneta de la residencia Anneke nuestras flamantes bicicletas, la grúa, la camilla, etc.. sino que hicieron todo el Camino a nuestro lado ofreciéndonos una ayuda logística imprescindible.

El tiempo pasó muy rápido y casi sin darnos cuenta llegó el día de la salida. Nacho y su madre María salían desde Madrid; mientras Arturo, Ismael e Irene despegaban junto al resto del equipo desde Alicante en avión rumbo a su sueño. Aunque esto ya suponía un auténtico reto, todo salió genial y a la hora prevista todos estábamos en el albergue de Briallos de la Xunta para empezar la aventura.

A las 07:30 del viernes 20 sonaba el despertador que nos ponía a todos en pie para empezar la primera etapa entre Vigo a Pontevedra. Toda la ilusión de estos meses se hacía realidad, 19 personas compartiendo esta maravillosa e inolvidable experiencia. La primera etapa fue todo un éxito (a pesar de algún pequeño percance con las baterías de nuestras bicis adaptadas) y al día siguiente nos despertamos deseando seguir nuestro Camino. La lluvia caía con ganas desde primera hora y Nacho prefirió no salir y recargar pilas para la última etapa. Pero nada iba a parar a Arturo tras tantos meses de espera y convenció a su madre y al resto del equipo para seguir con el plan y llegar hasta Valga.  ¡Y vaya si lo consiguieron, en especial gracias a la sonrisa continua de Irene!

Al volver al albergue de Briallos, donde descansamos cada noche y a quienes agradecemos su hospitalidad y cariño, estaban tan mojados como contentos por haberlo conseguido y lo celebramos con una divertida y rica cena preparada por Carmen y Charo.

A la mañana siguiente el sol volvió a Galicia para facilitarnos el Camino. Después de una ruta sin mayores contratiempos, en las calles de la capital gallega la gente nos recibió con aplausos, sonrisas y gritos de ánimo. La llegada a la plaza del Obradoiro fue sin duda un momento mágico para todos, nuestros chicos gritaban de alegría y todos nos abrazamos emocionados. ¡Habíamos cumplido el sueño de Arturo, nuestro sueño! 

En nuestro recuerdo, quedarán las ricas comidas gallegas y su paso por nuestro robot de cocina para que nuestros chicos pudieran comer como en casa, las risas al recordar los mejores momentos del día, la lluvia que moja pero que demuestra que todo pasa y que al final siempre sale el sol, las noches de “campamento” con los colchones en el suelo, las sonrisas y los aplausos de la gente al vernos pasar, y sobre todo la vidriosa emoción de nuestros chicos y de todos nosotros al llegar a la meta.

Queremos dar unas gracias muy especiales a todas las personas y establecimientos que nos han recibido con los brazos abiertos y que nos han ayudado en esta aventura: Albergue de Briallos, Javier Pitillas, Discamino, Arma Kleinepier, Pousada Real, BBVA AM Solidarios Non Stop, RotaryClub Alicante, Residencia Anneke, Verum Natura, Cafetería Albergue Briallos, Carmen Arzua, Pili Navia Luna, Lois González (fisio de Bobath), etc…

Fundación Lukas

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *