Para que los jóvenes con discapacidad puedan tener acceso al ocio

Desde los orígenes de la fundación una de nuestras prioridades ha sido buscar recursos para que
los jóvenes con discapacidad múltiple severa de gran dependencia y
sus familias puedan tener acceso al ocio.

Empezamos con la creación de un parque adaptado, después construimos una pista de boccia en el jardín del Centro FLK y más tarde compramos las bicicletas adaptadas. Todo ello ha sido clave para demostrarnos y demostrar a la sociedad, que los niños y jóvenes con discapacidad múltiple severa saben y quieren disfrutar a tope, hacer equipo con sus amigos, con sus familias y con todos los voluntarios que se acercan y quieren colaborar.

Todos sabemos que el ocio permite la inclusión social, genera endorfinas y es una de las mejores herramientas para el desarrollo personal: autonomía, creatividad, autoestima, conductas saludables…, todas ellas se aúnan en el momento en el que los chicos pueden llegar a columpiarse, a competir entre ellos y jugar a boccia, a pasear por el jardín multisensorial oliendo y tocando a las plantas, o a montar en bicicleta adaptada.