Marina Cerezo
Cuidadora

Uno de los tantos momentos que más me gustan de la casa, es cuando hacemos salidas con las bicicletas, ya que junto mi vocación con mi pasión y es increíble sentir la felicidad que transmiten. Trabajar aquí, para mí, es renovarse continuamente, buscar mil formas de hacer que sonrían durante el día, y otras mil de que se sientan a salvo y tranquilos durante la noche. Siempre haciéndolo desde el corazón, con amor y respeto (eso es lo que te hace crecer como persona), y siempre  aportando lo mejor de mí.