Consejos para padres confinados

Desde Fundación Lukas queremos aportar nuestro granito de arena a todos los padres que estáis al cuidado de vuestros hijos  en este periodo de tiempo de confinamiento en el que su vida cotidiana, se ha visto interrumpida de un día para otro, con estos consejos elaborados por nuestra psicóloga Mª Ángeles Valero. 

Esta experiencia es indudable que a todos nos ha hecho modificar nuestra escala  de valores en la vida, y estamos aprendiendo a poner en primer lugar a la familia, reforzando nuestros vínculos, y adaptándonos a una nueva forma de convivencia que requiere altas dosis de paciencia y tolerancia hacia los más pequeños.

Así mismo esta situación puede estar generando muchos problemas psicológicos y sociales en todos los miembros de cada unidad familiar, y especialmente entre niños y niñas y adolescentes. Están apareciendo alteraciones del sueño, del estado de ánimo, irritabilidad, síntomas de ansiedad, problemas de conducta e incluso en los niños pequeños problemas relacionados con la adicción a determinados dispositivos electrónicos. Por otro lado, en general las familias están viviendo esta situación con enorme preocupación por el futuro escolar de sus hijos, ya que se prevé que no vuelvan a la escuela hasta el próximo curso, lo que conlleva la reorganización de la dinámica familiar.

Esta situación se agrava muchísimo para todas nuestras familias que tienen un hijo/a con discapacidad, que han tenido que hacer frente a esta situación de un día para otro, muchas de ellas sin tener recursos para poder atenderles en casa con todas las condiciones que garanticen su bienestar tanto psicológico como físico.

Se han interrumpido sus terapias, y con ellas el vínculo directo con sus cuidadores, y sus terapeutas, han dejado de asistir a la escuela en la que transcurría hasta hace poco gran parte de sus rutinas, que les ayudaba a estructurar su mundo.

Nuestras familias no sólo tienen que hacer frente a esta situación de confinamiento, con todo lo que esto conlleva, además sufren una sobrecarga de estrés debido a la falta de herramientas para ayudar a sus hijos/as a mantener las mismas condiciones que tenían cuando hacían una vida normal. Nos referimos a las terapias que necesitan recibir, y al contacto directo con los profesionales que conocen de cerca las necesidades de estos chicos/as.

Por este motivo queremos compartir una serie de consejos que contribuyan a preservar el bienestar psicológico y la salud mental de todos, especialmente la de vuestros hijos:

Saber pedir ayuda

La familia es un equipo, en el que cada miembro tiene su responsabilidad en casa, y si reforzamos esta idea, y le damos un papel protagonista a cada uno, sentirán que forman parte de este equipo. Ahora más que nunca es el momento de repartir en casa las tareas domésticas, hay que evitar la sobrecarga sobre la misma persona. Será beneficioso hacer turnos en el cuidado de vuestros hijos, y “no tener miedo a pedir ayuda” cuando la necesitemos. Recordad, si no cuidáis de vosotros mismos y buscáis momentos de respiro difícilmente podréis cuidar de los demás.

Hasta los niños más pequeños les gusta tener pequeñas responsabilidades en el hogar, refuerza el sentimiento de autoestima, y potencia su autonomía personal. Por tanto, podemos dibujar o apoyar con una imagen  la tarea que a diario tiene cada uno, plasmándolo en un panel que podemos hacer con cartulina y ponerlo en un lugar visible de la casa. Seguro que muchos de vosotros ya lo habéis  puesto en marcha y estáis comprobando sus beneficios.

Es importante que todos colaboremos, desde el más pequeño hasta el mayor de los hermanos. Y no se deben hacer excepciones, es un momento en el que podemos enseñar a nuestros hijos con nuestro ejemplo que todos, podemos hacer de todo( limpiar, recoger, cocinar, ordenar, etc..).

Ser flexibles con el comportamiento sin perder la coherencia

Muchos de nuestros niños están respondiendo a este cambio en sus vidas con dificultades para adaptarse a esta  nueva situación, en la que se han cambiado muchas de sus rutinas como un referente que les ayuda a organizarse internamente. Las circunstancias actuales hacen que seamos más flexibles con el comportamiento de nuestros hijos, con los horarios, con el tiempo destinado a las TIC, con los deberes, con su forma de jugar, con la comida…

Cuando vuestro hijo manifiesta un comportamiento inadecuado, primero pensar que hay detrás de este comportamiento, si es irritabilidad, cansancio, aburrimiento, nerviosismo, etc.. y no actuéis antes de pensar. Y cuando entendáis por qué se comporta así, entonces decidir si la consecuencia ha de ser una reprimenda o es mejor dejar que se le pase.

En nuestros chicos/as estos comportamientos son una forma de comunicar lo que les pasa, y necesitan expresarlo de alguna manera. Por eso es importante que vayamos más allá de su conducta y averigüemos qué puede estar necesitando en ese momento.

Reforzar a menudo sus esfuerzos y sus logros

En estos momentos, es más fácil que caigamos en el error de prestar más atención a nuestros hijo/as cuando su comportamiento es inadecuado. Cuando hace ruido, no hace las tareas , toca cosas que no debe, come cuando no debe, grita a menudo, no para de moverse, etc..

Y de este modo estamos en modo “protestón” todo el día, y sin darnos cuenta no hemos elogiado en ningún momento su esfuerzo por dibujar, por estar haciendo los deberes, por estar tranquilo, por entretener al hermano/a…. Cuando reforzáis sus conductas o actitudes adecuadas estáis poniendo el acento en el mensaje:” así es como quiero que actúes la próxima vez”Evitar caer en una actitud de hostilidad durante todo el día, porque esto dañará su autoestima y generará en él falta de seguridad.

Si hay algo que está poniendo a prueba a los padres en este periodo es nuestra tolerancia a la frustración, por no tener el control total de la situación con nuestros hijos, pero ¿alguna vez lo hemos tenido?

Afecto y comprensión

Si no fuera por esta dosis, nuestros hijos estarían perdidos, si hay algo que está por encima de todo es el cariño y el afecto con el que procuramos lidiar a diario en esta lucha, demostrándoles en tantos momentos nuestro cariño y comprensión, que tanto se merecen, especialmente en estos momentos tan difíciles.

Los niños/as nos han dado una  muestra de la capacidad de adaptación que tienen ante  cualquier circunstancia porque afortunadamente tienen recursos que les protegen ante cualquier situación.  Estar con sus padres es el mejor regalo que están recibiendo  en este periodo, y muchos de ellos habrán descubierto el enorme placer  que aporta jugar con ellos/as, pasar tiempo juntos, y reír en familia. El tiempo se ha detenido y hemos descubierto que lo que de verdad importa lo tenemos dentro de nuestra casa.

Mª Ángeles Valero Peñataro

 Psicóloga (CV0744)

Fundación Lukas

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *